Durante el nazismo, Einstein, a causa de ser judío, debió soportar una guerra urdida para desprestigiar sus investigaciones. Uno de estos intentos fue reunir en un libro las opiniones de cien científicos que contradecían las de Einstein: Cien autores en contra de Einstein. Refiriéndose a ésto, Einstein respondió: “¿Por qué cien? De haber fallado, habría sido suficiente solo uno”.