“Lo que tanto tememos de la muerte —decía Ernst Mach en El análisis de las sensaciones—, la desintegración del yo, ya sucede varias veces en la vida”. Para Mach los hombres se debaten en un mar de sensaciones y la idea del “yo” es —como en la teoría de David Hume— una especie de estrategia para no sucumbir.