“El sueño del buitre que usó Freud para explicar la homosexualidad de Da Vinci, tiene un solo problema. Es el resultado de una traducción errónea del original italiano. Al describir su fantasía, Leonardo no mencionó ni una vez a un buitre. Usó la palabra nibio (en italiano moderno: nibbio), que significa milano, pequeña ave de presa cuya envergadura, o longitud de las alas extendidas, es sólo la cuarta parte de la del buitre. Freud fue lastimosamente engañado por la traducción del italiano al alemán. Basó gran parte de su teoría en una palabra mal traducida”.
El imperio perdido, José María Pérez Gay.