Como Hegel, Heidegger cree que lo “sagrado” se ha retirado del arte, que éste ha perdido su “aura” (Benjamin). En un “mundo desencantado” (Max Weber), dominado por la Técnica, tendríamos una doble pérdida: la de lo sagrado y la del recuerdo de lo sagrado.