Una anciana le dijo a Lincoln:
  —¿Cómo puede hablar compasivamente de los enemigos cuando mejor sería que los destruyera?
  —Señora —le contestó éste—, ¿acaso no los destruyo al hacer de ellos mis amigos?